❗️ In order to use Verkami you must do it from another browser. Install or enter from: Microsoft Edge, Chrome or Firefox. Microsoft has stopped updating the Internet Explorer browser you are using and it is no longer compatible with most websites.

Negro

Durante mi trabajo iniciado en 2004 en Melilla, pude documentar imágenes como esta. Pero hay muchas imágenes que vi y no pude fotografiar.

Sergi Camara

A project of

Created in

Vic
0
seconds
252
Pledges
8.836€
From 7.500€
Contribute to the project
View project in Castellano, Euskara, Galego and Català

Choose your reward

NEGRO

10 años documentando las vulneraciones de derechos humanos en la frontera que separa África de Europa, en Melilla.

«Cuando salí de mi casa, de mi país, me llamaron aventurero. Durante mi viaje a través del desierto me llamaban clandestino. En Marruecos era un africano. Cuando salté la valla de Melilla para llegar a Europa, la policía española me llamó Negro».

En el libro "Negro" econtrarás una selección de imágenes del trabajo de 10 años, algunas inéditas.

Negro, no es solo un libro de fotos.

En Negro también podrás leer las imágenes que vi en el muro que separa África de Europa en Melilla y que no pude fotografiar.

Con tus aportaciones.

Haremos un libro con una edición de calidad, con un diseño atrevido y en una imprenta especialista en libros de fotografía para que el libro tenga la calidad que merecen los mecenas.

El autor

Sergi Cámara es fotoperiodista y se ha centrado en las migraciones de África hacia Europa. Ha documentado las llegadas de barcazas a Yemen desde Somalia, la ruta de los migrantes por el desierto del Sáhara y el tráfico de órganos con refugiados y migrantes en Egipto. Documentó durante diez años las vulneraciones de derechos humanos en la valla de Melilla y siguió la ruta de los refugiados por Europa. Es de los que cree que en este oficio valen más unas buenas botas que una buena cámara.

Sus diez años en la valla de Melilla le han hecho ser testigo de situaciones que vulneran los derechos humanos.

Entrevistado por Jordi Evolé en el programa «Salvados».

Ha sido galardonado con el Premio Memorial Joan Gomis a la trayectoria periodística (2019), y con el Premio José Couso de Telecinco por el documental sobre los saltos a la valla.

A qué destinaremos vuestras aportaciones

Imprenta: con vuestras aportaciones haremos una edición de calidad, en una imprenta especialista en edición de libros de fotografía y con la calidad que se merecen los mecenas.

Diseño
Correciones
Edición
Envíos

Calendario previsto

Una vez acabada la campaña se empezará todo el proceso de Edición, maquetación, corrección e impresión que puede durar hasta 4 meses.

En unos 4-5 meses recibirás tu libro.

Este texto es un fragmento de "Negro"

No quisimos ver

Musa es uno de los habitantes de la montaña del Gurugú, situada en Marruecos, en frente de Melilla. Lo conocí en uno de mis viajes en 2013.

Musa es un hombre pequeño con una gran sonrisa.

No tuvo una infancia fácil, ni un futuro en su país, Nigeria.

Cientos de personas procedentes de diferentes países del África subsahariana, utilizan la montaña del Gurugú en Marruecos, para esconderse mientras esperan el momento de acceder a Melilla. Por las noches, muchas de estas personas intentan acceder a la ciudad, saltando la doble valla que separa África de Europa. Pero en el Gurugú, lo pasan muy mal.

Las condiciones de vida, el frío, la lluvia, la falta de comida y atención médica, junto con las constantes redadas de la policía de Marruecos, hacen del Gurugú un infierno ante el paraíso.

Estas personas han llegado hasta aquí después de un largo viaje, atravesando varios países, y esta es su última frontera antes de poder pisar suelo europeo.

Sus denominaciones varían a lo largo de su ruta.

A Musa, como a todos los que deciden iniciar el viaje hacia Europa, le llamaron «aventurero». Durante su travesía por el desierto del Sahara le llamaron «clandestino». En Marruecos le llaman «africano». Y en la valla, en sus intentos de llegar a Melilla, la policía le llama «Negro».

Musa es sordo de nacimiento y fue uno de mis informadores más activos.

No hablaba, tampoco oía, pero si podía ver. Escribía bien: pudo estudiar unos años y aprender en una escuela especial en su país, Nigeria. A través del teléfono, nos manteníamos comunicados con sms y me avisaba de todas las redadas y maltratos de la policía. También, cuando yo volvía a subir al Gurugú, me informaba de si en aquel momento se podía subir o no, por presencia policial.

No tengo ninguna foto de él. En este trabajo te encuentras con personas que, sin saber muy bien por qué, finalmente nunca les haces ninguna foto. Musa es una de esas personas.

Un día recibí una llamada de su teléfono. Descolgué y, al otro lado, una voz amenazante me pedía que me identificara.

Me hicieron saber que tenían a Musa rodeado y que estaba acusado de ser un confidente de la policía.

La captación de los confidentes suele suceder a veces en los intentos de salto.

La policía de Marruecos utiliza a algunos de los detenidos en los intentos de saltar la valla y les ofrecen buen trato, un teléfono y algún dinero a cambio de informar de los movimientos de sus compañeros. Algunos, llevados por la desesperación y el miedo, acceden. A quienes les cogen y comprueban que son confidentes reciben palizas y son expulsados de la montaña.

Sus compañeros estaban convencidos de que Musa era uno de ellos. Observaron que mandaba muchos mensajes a mi teléfono y me llamaron para comprobar quién era yo.

Después de mucha charla, conseguí finalmente convencer al grupo de que Musa no era ningún confidente y accedieron a dejarlo libre.

Seguimos en contacto varios meses más. Musa me informaba de las constantes y violentas redadas de las fuerzas armadas de Marruecos y de los malos tratos que recibían por parte de las fuerzas policiales en la valla.

Lo último que supe de él es que fue para Tánger tras intentarlo varias veces, sufriendo alguna devolución en caliente.

No aguantó más la indigna situación de vida que sufría.

En sus últimos mensajes sólo hablaba mal de Europa, que Europa no le quería, que ya no deseaba ir a un país que no le quería. La rabia se alargó hacia mí y decidió no hablar más conmigo.

No oímos, nos callamos y no quisimos ver.

+ Info

@sergicamarapht
https://sergicamara.org

FAQ

There are none published yet.

Do you have any other queries or questions?

44 comments

If you are already a sponsor, please Log in to comment.

  • Sergi Camara

    Sergi Camara
    Author

    7 months

    Eskerrik asko!!!

  • Joseba zabalza

    Joseba zabalza

    7 months

    Irrikitan nago!!! Deseando ver el libro!!! Zorionak!!!

  • Sergi Camara

    Sergi Camara
    Author

    7 months

    Gracias a ti Javier por creer em el proyecto.

  • javier villena

    javier villena

    7 months

    Gracias por algo tan necesario 👍

  • Sergi Camara

    Sergi Camara
    Author

    7 months

    Moltes gràcies Mar

  • Mar Espadaler Gispert

    Mar Espadaler Gispert

    7 months

    Felicitats Sergi per donar veu a qui li neguen!

  • Sergi Camara

    Sergi Camara
    Author

    8 months

    Muchas gracias Jose!!

  • JOSE RIOS LOPEZ

    JOSE RIOS LOPEZ

    8 months

    NEGRO 10 años documentando las vulneraciones de derechos humanos en la frontera que separa África de Europa, en Melilla. Fotografias por Segi Cámara

  • Sergi Camara

    Sergi Camara
    Author

    8 months

    Moltes gràcies!!! Si un cop acabem la campanya ens posem en l'edició!

  • sbatlle

    sbatlle

    8 months

    Esperant rebre el llibre ben aviat! :)

We use our own cookies to provide website functionality and third party cookies to analyze traffic and serve targeted advertisements based on your surfing habits. You can accept all cookies by clicking “Accept” or obtain more information and set your preferences here.